Author:
juanca lina
Material Type:
Module
Tags:
www-chatporno-xxx-com, www.chatporno-xxx.com

Mi Quinto Cielo

Module Overview

Sola en casa. cosa que me apasiona, me dispongo a tomar una sopita caliente que me acabo de preparar. Con el bol delante de mí, el vaho, que subía de él, transportó mi mente a lo que había pasado la noche anterior.

Martín vino a buscarme a casa. Habíamos quedado con dos amigos suyos para ir a cenar y salir de marcha. Sentados los cuatro en un restaurante italiano con una decoración, para mi gusto, extremadamente recargada, se acercaron a nuestra mesa un par de conocidos de Martín a los cuales invitamos, encantados, a que nos hicieran compañía. Ahí estaba yo, rodeada de hombres guapetones. A mi derecha estaba Martín, a su lado Manu, a mi izquierda tenía a Juanjo, al lado de éste estaba Lore y enfrente de mí se sentó Santi. La cena resultó más divertida de lo que se podía esperar, porque el menú no acompañaba en lo absoluto. Pedimos la cuenta y salimos de allí pitando.

Decidimos ir a una disco que quedaba cerca para poder tomar algo y pegarnos unos bailecitos, pero, al llegar, había una cola enorme y decidimos pasar de entrar. Discutimos por un rato adónde ir.

-¿Pasamos de todo y vamos a mi casa? Yo tengo bebida. Os invito, va.

La propuesta de Juanjo nos agradó a todos. Para esas horas, prácticamente todas las discotecas de la zona se estaban empezando a llenar de gente. Martín fue a buscar su coche que estaba aparcado dos manzanas más arriba. Lore cogió su moto y me invitó a subirme con él. No pude resistirme a la oferta... ¡me pirran las motos!. Juanjo dijo a Lore como llegar a su casa y se montó en el coche de Martín junto con el resto de chicos.

En el portal de casa de Juanjo, Lore y yo esperamos unos minutos a que llegaran los demás. Su potente moto nos había llevado hasta allí en un santiamén. Los chicos se bajaron del coche muy sonrientes y animados. Subimos al piso de Juanjo. Mientras traspasaba la puerta, alguien me cogió de la cintura y me pegó a él.

-Hace un momento eras tú la que iba bien pegada. Ahora me toca a mí.

Lore me apretó contra su cuerpo y pude notar en mi espalda el grosor que estaba adquiriendo cierta parte de su anatomía. Martín, que estaba detrás, nos apresuró a entrar y cerró la puerta. Manu se acercó a mí y comenzó a besarme. El ambiente se estaba caldeando sin remedio. En un segundo, me vi rodeada de aquellos cinco chicos, besándome por todas partes, despojándome de la ropa al tiempo que ellos se quitaban la suya.

Me tumbaron en el sofá y empezaron a ofrecerme sus vergas. Las chupé, una a una, sin poder decantarme por ninguna en concreto; todas eran deliciosas, de buen grosor y bien duras, tal como me gustan. Santi me separó las piernas y hundió su cabeza en mi mojadísimo sexo. Lo lamió con gran destreza, metiendo su lengua en mi agujero, bebiendo todo lo que salía de él. Tras conseguir que me corriera dos veces, me metió de golpe su verga sin darme opción a reaccionar mientras los otros cuatro chicos me metían su rabo en la boca, uno tras otro.

Martín pidió a Santi que cambiáramos de postura. Santi se sentó en el sofá y yo me puse encima metiéndome su verga dentro. Ahí, mi amigo empezó a comerme el ano que se dilataba con cada movimiento de su lengua y esperaba lo que no tardó en entrar; la verga de Martín entró con la facilidad con que lo hacía siempre. Mis gemidos eran cada vez mayores y me costaba mantener los miembros de Manu, Lore y Juanjo en la boca.

porno
videos de sexo
sexo gratis
guarras
swingers
chicas xxx
chicas follando
fakings
putas
porn300
xcafe
masajes eroticos
television porno
lenceria
sexo por dinero
cuarentonas
jovencitas
culos
trios
cerdas
petardas
torbe
teens
tias follando
ixxx
poringa
gordas
asiaticas
lesbianas
hentai
relatos porno
interracial
transexuales
brazzers
bangbros
coñitos
rubias
pornotube
camaras ocultas

En uno de mis orgasmos, al abrir los ojos, me di cuenta que éste último, Juanjo, también estaba detrás de mí; detrás de Martín, para se exactos. Se agachó, untó

crema en el ano de mi amigo, le metió dos dedos, se enfundó un preservativo, se escupió en la verga y se la clavó hasta el fondo. El fuerte gemido de Martín me puso a mil. Ahora éramos cuatro los que estábamos enganchados, moviéndonos

para darnos placer.

Lore se agachó, me apartó el pelo de la cara y me besó. Manu aprovechó el momento para ofrecernos su rabo para que ambos se lo comiéramos. Así lo hicimos; nuestras lenguas se paseaban juntas a lo largo de ese fantástico instrumento que poseía Manu.

Noté que Santi se ponía tenso: su corrida era inminente. Salió como puedo de debajo del mogollón, se quitó el preservativo y me puso su verga en la boca. Se la mamé con la ayuda inestimable de Manu y Lore. Los tres esperamos ansiosos la leche que empezaba a brotar del sexo de Santi.

Me había quedado con un agujero libre y deseoso de adaptarse a una nueva forma. Le pedí a Manu que fuera él; lo quería tener dentro, sentirlo, que su enorme verga me llenara por completo. Martín salió de mí también. El juego había cambiado de participantes.

Ahora era Lore el que estaba sentado en el sofá, le lamí la verga y me la metí en el ano, sentándome encima de él. Con mi trasero lleno, me abrí bien de piernas y esperé ansiosa el gran rabo de Manu. Éste se agachó, me lamió bien el sexo mientras se colocaba un condón. Se volvió a poner derecho, dobló levemente las rodillas, se pasó la mano un par de veces por el rabo y me lo metió, muy despacito. Cuando tuve todo aquel manubrio dentro de mí, creí morir de gusto.

Entre la multitud de orgasmos que me provocaban las vergas de Lore y, sobretodo, Manu, me percaté de la deliciosa escena que tenía delante de mí: Juanjo estaba a cuatro patas y ahora era Martín el que le estaba dilatando bien el ano con su verga. Como pudo, Santi se deslizó por debajo de Juanjo. quedando en una buena postura de 69. y comenzaron a mamarse los rabos. El de Santi no tardó mucho en volver a estar en marcha.

-Nenes, vamos a cambiar la posturita, Tengo una sorpresa...

Manu y Lore se quedaron algo confundidos con mis palabras. Me sacaron sus ricas vergas y me levanté. Fui a buscar mi bolso. Martín me siguió con la mirada. Cuando encontré lo que buscaba, saqué lo que quería: mi arnés. Miré a Martín y ambos sonreímos, cómplices.

-¡Tía, eso era para mí! - gritó Martín riendo

Me coloqué mi juguetito y me dirigí con cara de vicio hacia Lore y Manu. Los otros tres me miraban. Parecía que no quisieran perder detalle de lo que iba a hacer. Cogí el tarro de crema y un preservativo que coloqué en "mi verga". La unté bien untada. Le pedí a Manu que se sentara en el sofá, que quería su miembro en mi trasero. Me senté despacio sobre él, dejando que me entrara poco a poco su gran verga, gozando con cada centímetro suyo que tenía dentro. Cuando lo tuve dentro por completo, pedí a Lore que se sentara en "mi rabo", algo a lo que accedió rápidamente. Él mismo se puso crema en el ano y se lo abrió con los dedos, mostrándome como lo hacía, con el trasero en pompa delante de mí. Le ayudé a dilatarlo más rápido con mis dedos, que ya entraban con facilidad a pares. Mientras, Manu no dejaba de mover su verga de arriba a abajo dentro de mí.

Con su agujero bien abierto ya, Lore se sentó encima de mí, consiguiendo meterse todo el consolador en un parpadeo. El aparato era bien grande: 27 centímetros de largo por 6 de grosor (diámetro). Era sólo un par o tres de centímetros mayor que lo que Manu tenía entre las piernas y que yo tenía ahora metido dentro de mi trasero.

Al observar todo eso, los otros tres chicos se acercaron. Martín ya había probado mi juguete y se relamía de gusto con la idea de volverlo a tener dentro. Juanjo se acercó a mí y me puso su verga en la boca. Mientras Santi y Martín le mamaban el rabo a Lore, que no podía parar de jadear, así como no podía hacerlo yo. Nuestros gemidos se entrelazaban en el aire.

Por "mi rabo" quiso pasar Santi y, como no, también Martín. Gozaron como locos con las embestidas que les iba dando con el rebote de las que Manu me daba a mí, que ya movía su verga con facilidad de arriba a abajo, de un agujero a otro, haciéndome temblar cada vez que su rabo me arrancaba un orgasmo.

Manu me pidió salir. Quería correrse en mi boca. Todos se pusieron de pie, a mi alrededor. Yo sentada en el sofá con mi arnés puesto. Empezaron a meneársela. Manu, que estaba a tope, fue el primero en meterme la verga en la boca y regalarme su leche. Lore no tardó en repartirme la suya por el pecho. Martín apartó mi pelo de la nuca y me regó su corrida por allí. Se notaba que me conoce bien; eligió el sitio correcto. Juanjo y Santi se agarraron la verga el uno al otro y se corrieron, casi a la vez, en mi juguete.

Llena como estaba de espeso semen, mis cinco chicos me lamieron y besaron hasta lograr beber todo lo que ellos mismos me habían lanzado. Estábamos exhaustos. La velada había derivado en algo alucinante; había sido un éxito.

De vuelta a mi sopa, huelo mis manos, mis brazos, mi pecho por dentro de la camiseta. Todavía se siente el olor a sexo, a hombre, a mis cinco hombres de aquella noche loca en la que todos nos dimos placer. La sopa ya está fría, pero no me importa; yo estoy flotando en el cielo de la lujuria.